Twitter Noticias de Oaxaca Facebook noticias Oaxaca Noticias policiaca Oaxaca

Choque deja cuatro lesionados en la 190

choque-antonino-190Moisés PÉREZ


Un choque ocurrido la noche de ayer domingo, sobre la carretera Federal 190, dejó un saldo de cuatro personas lesionadas, entre ellas dos mujeres y una niña, además de daños por miles de pesos.

Leer más:Choque deja cuatro lesionados en la 190

Arrolladas mujer y su nieta, por taxi

 arrollada

Una mujer y su nieta, de sólo tres años de edad, resultaron con algunas lesiones al ser arrolladas por un taxi foráneo al intentar cruzar la avenida Central, en el mercado de abasto.

Personal de la Policía Vial Municipal informó que el percance ocurrió ayer aproximadamente a las 11:00 horas cuando la señora Josefina Cruz Jiménez, de 57 años de edad, intentó cruzar el arroyo de circulación con su nieta en brazos.

En su intento fue arrollada por el taxi de la población de San Felipe Tejalapan, Etla, con placas de circulación 1389-SJJ de Oaxaca, el cual era conducido por Juan Pablo Márquez Muñoz.

Debido al impacto, la mujer y la niña Valentina, de 3 años de edad, resultaron con algunas lesiones, por lo cual elementos de la Policía vial Municipal que se encontraban en ese lugar solicitaron apoyo de paramédicos de Cruz Roja.

Los mismos agentes viales procedieron a la detención del taxista, quien pretextó que la mujer cruzó la avenida de manera imprudente.

Los paramédicos auxiliaron a la mujer y su nieta, mismas que fueron valoradas en el lugar, ya que no ameritan ser trasladadas a un hospital.

Por su parte, el taxista fue presentado ante el Juez Municipal a fin de deslindar responsabilidades.

Muere médico en el Motel Oasis

motel

Un médico murió ayer en el interior del Motel Oasis en Santa Cruz Xoxocotlán; no tenía signos de violencia, por lo que la policía investiga el caso.

El hallazgo ocurrió ayer a las 12:50 horas por personal del Motel Oasis ubicado en el bulevar Guadalupe Hinojosa de Murat, a la altura del crucero de la ex-Garita, mismo que reportó al número de Emergencias 066, que adentro de una de las habitaciones estaba un hombre tirado, por lo que movilizaron a la zona a socorristas y policías.

Tras la llegada de personal de Protección Civil Municipal intentaron reanimar al paciente, pero fue en vano; terminaron por certificar que éste ya no presentaba signos vitales, por lo que de inmediato dieron aviso al agente del Ministerio Público sobre el deceso.

En el lugar que ya era resguardado por efectivos de la Policía Municipal se dieron cita agentes estatales de investigaciones y peritos para auxiliar al representante social.

El hombre fue identificado por sus familiares como Víctor Manuel Santos Figueroa, de 63 años de edad, quien tuvo su domicilio en el Circuito Loma Verde sin número, colonia La Loma, San Felipe del Agua, quien era médico.

Presuntamente y por versiones extraoficiales se supo que el hoy occiso desapareció desde el día jueves.

El cuerpo de la víctima fue llevado al anfiteatro de la ciudad para la necrocirugía de ley en donde peritos médicos del Instituto de Servicios Periciales de le fiscalía General del Estado determinarían la verdadera causa del deceso.

En tanto, se supo que el médico fallecido padecía del corazón; sin embargo, la autoridad ministerial indicó que no adelantarán sus conclusiones, por lo que ya realizan las investigaciones del caso para esclarecerlo.

Al cierre de la edición, se invitaba al personal del motel para que declarara ante el Ministerio Público con relación a lo ocurrido; así también, revisaban las grabaciones de las cámaras de vigilancia.

Desamparan a familia de policías

desamparan

Un recuerdo, una pensión de hambre y el olvido por parte de las autoridades son algunos de los males con lo que María Edilia Villalobos Castellanos ha tenido que lidiar luego de casi 30 años de la muerte de su hijo en Chichicápam.

“Como si no fueran suficientes mis males a mis 78 años de edad, tengo que soportar males extras”, dijo la mujer quien ha vivido por más de 30 años en el engaño”.

Y es que luego de que su hijo Luis Antonio Ángeles Villalobos formara parte de los 17 policías asesinados en la zona limítrofe de San Baltazar Chichicápam y San Nicolás Yaxe en febrero del 1986, el gobierno plasmó en el Diario Oficial compromisos con los deudos que hasta la fecha no ha cumplido.

“Quedar bien con la sociedad, tal vez eso buscó el entonces gobernador interino Jesús Martínez Álvarez”, añadió, “pues al día sólo hemos conseguido una pensión que no aumenta desde hace 30 años, quedarnos sin servicio médico y en el desamparo”, dijo la afligida mujer.

En el decreto número 175, aprobado por la Quincuagésima segunda Legislatura Constitucional del Estado Libre y Soberano de Oaxaca y enviado por el entonces gobernador interino, Jesús Martínez Álvarez, hizo saber que a partir del 13 de febrero de 1986, se concede la pensión vitalicia mensual a los deudos de los agentes de la Policía Judicial que fallecieron en el cumplimiento de su deber y que comprueben legalmente su parentesco.

En ese mismo decreto, pero en su artículo segundo, se especifica que las cuantías de estas pensiones serán del 100 por ciento del sueldo mensual que percibían los servidores públicos fallecidos.

En el artículo tercero, se fija que estas pensiones se incrementarán en la misma proporción que llegaran a aumentarse los sueldos del personal de la Policía Judicial en activo.

De esto dieron fe en el Salón de Sesiones del H. Congreso del Estado, el entonces presidente de la Legislatura Local, Fidel Herrera Balbuena, el diputado Guadalupe Santiago Martínez y el profesor Cuauhtémoc Calderón López.

“Hemos buscado audiencias con el gobernador estatal, pero nos han sido negadas”, dijo la madre de quien fuera agente del Ministerio Público y comisionado en Miahuatlán de Porfirio Díaz, quien para una pensión de los deudos, tras su muerte fue contemplado como elemento activo de la entonces Policía Judicial y no como representante como debía ser.

Todo inició el 12 febrero a las 3:00 horas, indicaba EL IMPARCIAL, cuando un comando de 100 policías preventivos y 50 agentes judiciales, al mando del subdirector de la DSP, el teniente coronel Ángel Armenta Mier, acudieron a la zona conflictiva, para restablecer el orden que desde el viernes anterior había sido alterado por habitantes de San Baltazar Chichicápam.

También fueron comisionados los agentes del Ministerio Público, Manlio Hernández Morales e Higinio Hernández Martínez, para practicar con estricto apego a la ley las diferentes diligencias que habían de asentarse.

Después de tres kilómetros de la población de San Miguel Tilquiápam, sobre la carretera que conduce a San Nicolás Yaxé, el comando de policías encontró bloqueado el camino con piedras, lo cual les hizo retrasar su llegada.

A la altura del paraje El Mirador, a un kilómetro de la desviación de San Baltazar Chichicápam y San Nicolás Yaxe, los uniformados se desplegaron en la zona en forma estratégica para dar inicio al operativo, cerca de las 6:30 horas.

En un principio, la policía logró detener a seis sospechosos, quienes dijeron ser vecinos de San Baltazar Chichicápam, pero cuando pretendían reiniciar las acciones, fueron emboscados por más de tres mil personas armadas de carabinas, metralletas y otras armas de alto poder.

Como consecuencia de la superioridad numérica, los agresores coparon a los elementos policiacos, quienes desacatando las “infantiles” órdenes del teniente coronel Ángel Armenta Mier, retrocedieron, ya que sólo portaban garrotes y unas cuantas armas.

La multitud logró sobrepasar a los policías, quienes para salvar la vida corrieron despavoridos hacia el lugar en el que se encontraban los vehículos estacionados, originándose una tremenda balacera la cual se prolongó poco más de dos horas y media.

Al culminar la lluvia de proyectiles, los jefes policiacos se percataron de la desaparición de 17 policías, seis agentes judiciales y once preventivos; entre ellos, dos comandantes.

Se dijo que los judiciales desaparecidos son Emilio Pérez Rojas, Enrique Pascual Orozco, Justo Pablo García Fabián, Jesús Contreras Salinas, Luis Ángeles Villalobos y Pablo Cruz Bautista, placas 133, 76, 59, 29, 221 y 164, quienes se dijo, fueron secuestrados por los habitantes de Chichicápam.

La misma suerte corrió el comandante de la policía uniformada, Pascual Durán Gómez, Isidoro Torres Toribio y otros nuevos elementos, a quienes los despojaron de sus diferentes armas.

Resultaron heridos los policías preventivos Ricardo Cruz Domínguez y Anatolio Benítez Santos, así como el agente judicial placa 56, Joaquín López Talledos, quienes fueron encamados en el Hospital del IMSS.

Por otra parte, se informó oficialmente que dos agresores cayeron abatidos a tiros en el lugar del ataque y varios más están heridos pero no se precisaron mayores datos.

A las 10:30 horas, los sobrevivientes solicitaron más refuerzos, los cuales nunca llegaron y durante todo el día fueron víctimas de más de tres mil armados, que en forma esporádica los agredían, aprovechando que se les escaseó el parque y la gasolina de los vehículos.

Por la tarde, los elementos policiacos se reconcentraron en la población de San Nicolás Yaxe, en donde aún sostenían las esperanzas de que llegaran algunos refuerzos por parte de la Policía Judicial del Estado y los militares, pero jamás ocurrió.

Así inició la pesadilla para María Edilia Villalobos Castellanos, quien señaló que sólo engaños y discriminación ha recibido de parte de las autoridades después de la muerte de su hijo.

Pidió la intervención del gobierno estatal, pues dijo a pesar que en el diario oficial fue publicado el decreto donde se comprometían a dar la pensión vitalicia a los familiares de los policías caídos y que ésta seria actualizada de acuerdo al salario de un Policía Judicial en ese entonces y ahora Agencia Estatal de Investigaciones, a la fecha no ha respetado.

No hay recursos, el gobierno no puede con todo, era un simple policía son algunas de la palabras que la afligida tiene que escuchar cada vez que acude a las ventanillas para checar su mensualidad.

Agregó que anteriormente el pago era puntual los días 30 de cada mes, pero en los últimos meses se ha distanciado más y más hasta llegar hasta el día 6 y así sucesivamente.

“Pareciera que a nadie le importa el dolor que los familiares de los policías caídos sienten”, agregó entre lágrimas al recordar aquél 10 de febrero de 1986 que vio a su hijo con vida por última vez.

Ese día estaba descansando, añadió, pero ante la contingencia presentada fue llamado y así Luis Antonio emprendió un viaje sin regreso dejando en el desamparo a sus padre.

Detienen 13 mototaxis piratas en operativo

mototaxis-operativoMoisés PÉREZ

Con un saldo de siete mototaxis decomisados en la zona norte, dos en Atzompa y cuatro más en San Agustín de las Juntas, culminó el operativo contra unidades ilegales en la ciudad.

Leer más:Detienen 13 mototaxis piratas en operativo